Pequeños agricultores de Maullín aprenden el arte de la curtiembre para obtener un valor agregado de la producción de animales.

Debido al interés de algunos pequeños productores agrícolas de la comuna de poder aprovechar, la piel del animal, bovino u ovino, desechados habitualmente tras el procesamiento de animales para carne, el municipio e Indap a través del programa de Desarrollo Local, Prodesal desarrollaron una capacitación en dependencias del municipio para 14 en el arte de la Curtiembre, que es un proceso que convierte la piel del animal en cuero, que luego es utilizado para la creación de diversas piezas.

Esta instrucción nació por la necesidad de hacer uso de un producto del animal que se estaba desechando, como es el cuero de ovino y bovino, de esa manera poder crear un producto y darle un valor agregado, señalaron su organizadores.

Posterior al tiempo de capacitación los usuarios de Prodesal, en su mayoría mujeres, recibieron una certificación de curso realizado; esta ceremonia se hizo una muestra de los trabajos realizados y entrega de certificados que acreditan haber participado del taller.

Por su parte Marta Fernández, usuaria de Prodesal, del sector Astillero comentó que su experiencia ha sido muy enriquecedora ya pudo aprender una técnica que no conocía, con posibilidades de mejorar los ingresos y tener excelentes relaciones humanas, con las demás participantes del curso.

Entre los productos que se pueden crear tanto con cueros de cordero como de vacunos son taburetes guantes, mitones, bajadas de cama, alfombras, gamulanes, gorros, entre otros, dijo Marta Fernández.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *