Consejos a la hora de invertir en una segunda vivienda

• ¿Por qué arrendar si puedo comprar y disfrutar de la renta? Es una pregunta que surge en vacaciones ante el alto precio de los arriendos y el boom del mercado inmobiliario de segunda vivienda. Aquí algunos tips para quienes están pensando en invertir.
Durante estas semanas, el plan de invertir en una segunda vivienda en la playa o a orillas del lago comienza a rondar con fuerza en las cabezas de muchas familias que están buscando un lugar para descansar, pero también una alternativa para aumentar su patrimonio.
La segunda vivienda puede convertirse en una importante fuente de ingresos, sobre todo en temporada alta, como Semana Santa, vacaciones de invierno, Fiestas Patrias y verano, que son épocas que concentran una fuerte demanda, lo que permite un buen precio de arriendo.
“Este tipo de propiedades dan una rentabilidad alrededor de 7% anual, lo que permite cubrir los gastos fijos e incluso el dividendo, si se piensa como una inversión a largo plazo. Las zonas con mejor plusvalía se ubican de las regiones de Coquimbo, Valparaíso, y los balnearios lacustres del sur como Pucón, Villarrica y Puerto Varas, que están siendo cada vez más demandados por el alto margen de ganancia que dejan”, explica Enrique Loeser, gerente comercial de Inmobiliaria Altas Cumbres, empresa con 25 años de experiencia en este mercado.
Entre los consejos a la hora de elegir una segunda vivienda para la renta, el ejecutivo aconseja inclinarse por un departamento, por la seguridad que brinda tanto el propietario como al arrendatario, y el atractivo que ofrecen las áreas comunes como el quincho o una piscina.
“La distribución más demandada es la de dos dormitorios, y que permite que la use una familia de cuatro a cinco personas cómodamente”, explica. Sugiere además fijarse en las terminaciones, que sean de calidad y alta resistencia al uso, para reducir los gastos en mantención y asegurarse que la propiedad está lista para usarse en cualquier época de año.
Agrega que una buena terraza o una vista privilegiada al mar, al bosque o al lago, aseguran no sólo una buena demanda sino un mejor precio de arriendo.
Otro factor muy importante para evaluar es la ubicación. “Lo ideal es que esté en primera o segunda línea, o que esté a una distancia fácil de recorrer hacia los puntos de mayor interés, además de buena conectividad, acceso a comercio y servicios”, sostiene Enrique Loeser.
Los gustos personales también deben tomarse en cuenta, porque por lo general la segunda vivienda termina siendo una buena opción para vivir después de la jubilación, debido a la tendencia a “achicarse” después de que los hijos se van de la casa y a buscar lugares que ofrezcan una calidad de vida superior.
Finalmente, el ejecutivo de Altas Cumbres aconseja cotizar con toda la gama de ofertas de las distintas entidades financieras para tomar la mejor opción de un crédito. “Incluso consultar por créditos con condiciones o tasas especiales, como los que recientemente existen para la compra de una ecovivivienda o propiedad que acredite estándares de eficiencia energética y que son una muy buena oportunidad para el inversionista”, concluye Enrique Loeser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *